lunes, 4 de julio de 2011

Películas del fin de semana.

Aprovechando que estuve en Monterrey este fin de semana, en compañía de un amigo vimos algunas películas para pasar el rato. Empezamos con esta:

La adaptación del musical de Broadway que, a su vez, fue adaptación de la obra 8 1/2 de Fellini. El director es Rob Marshall, quien tiempo antes de hacer esta película ya había triunfado con su versión de Chicago. Pues bien, he de decir que me pareció buena la idea de juntar en el reparto a tanto oscareado. Aunque el resultado no haya sido tan bueno (si mal no recuerdo, a la película no le fue bien ni con la taquilla ni con las críticas). En lo personal, me parece que va de más a menos.
Haciendo un recuento, diré que las cosas buenas fueron:
*Los números musicales de Penélope, Fergie y Kate Hudson.
*Las locaciones.
*Penélope Cruz primero en un papel cómico, para después volcarse al drama.
*Marion Cotillard, a quien al parecer los papeles de sufrida le vienen como anillo al dedo, aunque su personaje también cambia con la trama.
*Ver a Judi Dench en un personaje alejado por completo de su semblante de Señorita Canuta.
*Que hayan revivido a Sophia Loren.
*Que la película me produjo el deseo de viajar a Italia =P

Lo que no me gustó fue:
*Poco baile en una película que se supone es musical (casi todo corrió a cargo del cuerpo de bailarines).
*Que las locaciones hayan estado padres, pero incluyeran pocas escenas en exteriores.
*Nicole Kidman, aquí sí le falló su participación y las demás actrices se la comieron.
*Daniel Day Lewis cantando (me dieron ganas de presionar el botón de "Fast Forward").

En resumen, me gustó, aunque pudo haber estado mejor. Lástima de tanto talento involucrado en el proyecto.
La otra película que vimos fue esta:

Del director Darren Aronofsky (el mismo de Pi: el orden del caos, Réquiem por un sueño y El cisne negro) y protagonizada por Hugh Merezco Jackman y Rachel Weisz, es una historia de ciencia ficción, en la que se plasman los intentos de un hombre por salvar a la mujer que ama, en épocas históricas diferentes: el siglo XVI, la época actual y el futuro. Con una banda sonora compuesta por Clint Mansell y un excelente y sobrio diseño de producción, la película plantea muchas interrogantes acerca de temas como la pérdida, la muerte, la existencia de Dios, el sentido de vivir y la búsqueda constante por trascender y ser inmortal.

Me gustó:
*Ver a Rachel Weisz pelona (uno de sus personajes es una enferma de cáncer terminal).
*Que el director le haya dado un giro diferente al abordar la parte de ciencia ficción, no involucrando demasiado el aspecto tecnológico que el término conlleva.
*Que gran parte del lenguaje de la película haya sido visual, con pocos diálogos y un excelente manejo del color y los decorados.
*La actuación de Hugh Jackman, quien en esta ocasión se despoja de su imagen de macho inexpresivo y logra una interpretación, a mi parecer, genial.
*La iluminación y, en general, el trabajo de fotografía del filme.
*La alusión a la mitología maya.
No me gustó:
*Ver a Hugh Jackman pelón.
*Que el ritmo de la película por momentos me parecía lento (o tal vez era sólo el efecto de la digestión del hot dog callejero que había comido esa tarde =P).
*Que la premisa planteada por el director con frecuencia terminaba en un galimatías new age del cual, sin embargo, salía bien librado.
De calificación, le daría un 8. Sin ser una obra maestra, la película sin embargo entretiene y, lo que es mejor, pone a pensar.
Y, por cuestión de tiempo y cansancio, me quedé a medias con estas dos:

La obra cumbre de Ingmar Bergman, sobre un caballero medieval que regresa a Suecia después de diez años de combatir en las Cruzadas, sólo para encontrar que su tierra está siendo devastada por la peste bubónica. Decide entonces desafiar a la Muerte a una partida de ajedrez, para ganar tiempo y lograr algo trascendente con su vida. Sin proponerse realizar una recreación fiel de la época medieval, el director más bien se enfocó en la premisa de la búsqueda del sentido de la existencia, situándola en un ambiente de devastación, ignorancia y fanatismo. Lúgubre, aunque por momentos también cándida, es una película imperdible. Así que tengo de tarea el terminar de verla.
Y la otra película es esta:
Del director checo Jan Svankmajer (de quien no conocía su trabajo hasta ahora). Basada en un cuento tradicional, narra cómo una pareja, incapaz de tener hijos, halla un sustituto en un pedazo de madera con forma vagamente humana, el cual cobra vida. Sin embargo, lo que para ellos en un principio representaba un paliativo (especialmente a la esposa), comienza a ponerlos en aprietos cuando el "bebé" en cuestión empieza a manifestar un voraz apetito....que sacia con quien se le ponga enfrente. Muy divertida, y por momentos escalofriante. Destaca el uso de la animación en stop motion y los personajes perfectamente delineados: una esposa enloquecida por no poder procrear, un esposo típicamente burócrata, vecinos entrometidos, una niña de ideas precoces para su edad, un anciano pedófilo...Así que es sumamente recomendable.

1 comentario:

tnf25 dijo...

pues coincido contigo en las criticas de las pelis que viste e igual quiero ver las que no viste!!! jejeje