sábado, 26 de febrero de 2011

"Aretha, venimos a pegarte bruto..."


Sí, es cierto. Los Grammy son taaaaaan de hace como 3 semanas. Pero al ver este video me vinieron a la mente varias cosas:
1.- ¡Vaya que Jennifer Hudson ha bajado de peso!
2.- Tal parece que todos esos kilos de más se los está transfiriendo a Christina Aguilera ¬¬
3.- Hablando de esta última, tal parece que se deprimió por el fracaso de Bionic y se puso a tragar los galones de helado con galleta Oreo (recurso típico de las gringas deprimidas). Por otro lado, su voz, aunque impresionante (si no creen, escuchen el falsete que se avienta en el minuto 2:23) ya no es igual que antes. Algo le pasó en el camino....
4.- Por cierto, que esa base de micrófono la viene usando desde hace tiempo, creo que justamente cuando lanzó Bionic. ¿Será eso lo que le dio mala suerte?
5.- No sabía de Florence Welch hasta hace unos cuantos meses. Su voz me parece, a la vez que potente, muy similar a la de cantantes como Natalie Merchant, Sinead O´Connor o incluso Stevie Nicks. Y me gustó ella cantando "Think (Freedom)". Ya la practico cuando me estoy bañando =P
6.- No sé quién es Martina McBride, me imagino que alguna cantante de country, a juzgar por su tono de voz.
7.- En el último número a Christina se le olvida la letra y después no le alcanza la voz pa´gritar como acostumbra.
8.- Yolanda Adams se me hizo como una versión underground de Whitney Houston. Su voz no le pide nada a la de sus colegas. Fue desde tonos muy graves (minuto 6:33) hasta notas de "guadafoc??" (minuto 9:34).
9.-Aretha seguramente estuvo orgullosa de ese tributo. Imagino su papada temblando de emoción =P...y a ver si sigue el ejemplo de Jennifer.

lunes, 21 de febrero de 2011

Un simple encuentro.

Ahí estaban los dos. Frente a frente. Paralizados los músculos. De sorpresa uno, de cautela el otro. Sólo unos cuantos metros los separaban y hacían la diferencia. Antonio había estado dando golpes incesantes con el machete en la vegetación, con tal de abrirse paso. Tenía que recolectar más hojas de palmilla si quería que valiera la pena tanto esfuerzo de estar días enteros metido en el monte junto con su hermano y su primo. Ya había reunido una buena cantidad, misma que se disponía a enrollar para llevarla al sitio que tenían como campamento.
Un ruido de movimiento en la vegetación y el crujir de ramas a su espalda lo hicieron ponerse alerta. Cogió el machete. Era pequeño, pero algo de filo tenía, así que por lo menos daría pelea. Volteó en todas direcciones. Nada. Con los nervios crispados, dejó de hacer lo que estaba haciendo. Un sudor frío le recorría la espalda. La respiración agitada. Siempre fue muy miedoso. Desde pequeño le asustaban hasta los ladridos de los perros en la noche y los alaridos de los gatos en celo en el tejado de su vecina. Pero lo que oía ahora era diferente. Una especie de ruido sordo. Un ronroneo...pero muy grave.
Sonido de ramas quebrándose. A su izquierda. Y pudo ver de qué se trataba. Un enorme jaguar. Había escuchado repetidas veces a su abuelo y a los viejos del pueblo sobre sus encuentros con el "tigre", pero esta era la primera vez que lo tenía de frente. A tan pocos metros. Y sin opción para escapar.
Con la mano temblorosa, sujetó el machete, mientras lo blandía de un lado para otro en actitud amenazadora. No serviría de mucho. Era muy pequeño. El jaguar sólo miraba fijamente. Puesta su mirada férrea en él Agachó las orejas y descubrió sus formidables colmillos. La cola balanceando de un lado a otro. Los músculos en tensión, como dispuesto a saltar. Comenzó a moverse. Antonio se paralizó de terror. El jaguar avanzó un par de pasos. El corazón de Antonio latía apresuradamente. El animal dio entonces un enorme salto. Antonio contuvo la respiración, esperando sentir en un instante el peso del animal sobre él, mientras le sujetara el cuello para rematarlo. No sucedió eso. En su lugar, el jaguar aterrizó sobre una saliente rocosa, mientras se volvía de nueva cuenta hacia él y emitía un feroz rugido...
Suaves maullidos provenientes de una oquedad en la roca le hicieron ver que el motivo por el cual el jaguar estaba allí era para proteger a su prole. Con el cuerpo aun temblando de susto, pero aliviado a su vez de que no pasó lo que temía, Antonio tomó el fajo de hojas de palmilla apresuradamente, para después alejarse cautelosamente del sitio, volteando a ver de vez en cuando. Al hacerlo la última vez, el jaguar y sus cachorros desaparecían entre el monte.

miércoles, 9 de febrero de 2011

viernes, 4 de febrero de 2011

Rancho Los Finitos

Hoy tuvimos una práctica de campo, como parte de una materia llamada Manejo Agroforestal. Ese consiste, básicamente, en la utilización de terrenos mediante sistemas de producción que combinan elementos forestales (por ejemplo, árboles maderables o frutales) con siembra de productos agrícolas, crianza de algún tipo de ganado o los tres juntos. El rancho que visitamos se llama Los Finitos y se ubica sobre la Carretera Nacional, en el municipio de Montemorelos.
En este rancho se practica la ganadería y tiene aproximadamente 40 hectáreas de extensión. En un principio la vegetación era de matorral submontano, con abundantes especies arbóreas. Al concedérsele el permiso a los propietarios para la utilización del terreno, se eliminaron los arbustos, dejando en pie sólo los árboles más grandes, con el fin de proporcionar sombra al ganado y que evitaran la erosión del terreno y contribuyeran a la fertilidad del suelo aportando hojarasca.



Pues bien, llegamos en la mañana a dicho rancho, aun con secuelas del frente frío que durante estos días nos congeló hasta el apellido. Como bien dijo un compañero "¡ánimo! No hace ni frío ni calor....estamos a 0° C" ¬¬ Nuestro grupo se dividió en equipos de 3 personas, cada uno con actividades diferentes. El objetivo general de esta práctica era comparar diversos parámetros (temperatura, humedad del suelo, contenido de materia orgánica, capacidad de producción) entre la zona donde se dejaron árboles en pie y una zona adyacente que consiste en puro pastizal, con pocos árboles. A nosotros nos correspondió determinar la cantidad de biomasa (es decir, el peso de materia vegetal viva) presente en ambos sistemas. Para ello, con ayuda de cintas de medición, se tomaba un punto de referencia al centro de cada parcela, midiendo una distancia de 17.5 m alrededor de ese punto, y marcando todos los árboles contenidos en esa distancia alrededor de nuestra referencia.Posteriormente, a cada árbol marcado se le tomaron medidas tales como diámetro del tronco a 10 cm de altura, altura total del árbol, dimensiones de la copa (largo y ancho) y altura de la copa. Esto para obtener posteriormente el dato de cuánta materia viva contienen esos individuos.Para el caso del zacate, se tomaba un punto al azar dentro de cada parcela, trazándose un pequeño cuadro de 50 x 50 cm y, con ayuda de unas tijeras de podar, se cortó a ras toda la vegetación contenida en éste. Las muestras las guardamos en bolsas de papel y se pesaron en una balanza portátil.
Para el caso de la zona sin árboles, el trabajo fue más fácil, porque consistió sólo en tomar las muestras de zacate dentro de los cuadros con las mismas dimensiones. Haciendo un total de seis repeticiones.Y al final del trabajo, no podía faltar la foto de grupo.Y la hora del lunch comunitario.
Fue una buena experiencia, sólo que aun falta el procesamiento de datos y la elaboración del informe. A darle, porque de eso depende la calificación de esta parte del curso =)

miércoles, 2 de febrero de 2011

Frente frío.

Desde anoche, un nuevo frente frío llegó a esta región y empezó a dejarse sentir más evidentemente. Se pronosticaron nevadas en las partes altas. En Linares estamos en este momento a 3°C. Obvio que en Tabasco jamás se registrarían temperaturas así, de ahí que me parezca un tanto novedoso. La sierra apareció esta mañana envuelta en nubes. Cuando se despejó, lucía así:Este finde promete una nueva salida. El destino: el cerro el Potosí, en Galeana, N.L. Con este frío, probablemente haya nieve. Espero la salida no se cancele....