viernes, 16 de julio de 2010

La magnitud de las cosas

Las fotos del post anterior son del viernes pasado. Pues bien, éstas son del día de ayer, en la carretera que lleva al poblado de Nuevo Progreso, población fronteriza en el municipio de Río Bravo, a unos 40 minutos de Reynosa.

Lo que parece una enorme laguna no es otra cosa que los terrenos anegados por la creciente del río.La carretera tuvo que ser rota en varios puntos para permitir el paso del agua entre ambas márgenes. El caudal es impresionante en verdad. La Carretera Ribereña, que comunica Reynosa con Nuevo Laredo, también se ha visto afectada en varios puntos por la creciente.
Casas que fueron cubiertas casi hasta el techo. En algunas colonias ribereñas en Reynosa la gente se niega a ser evacuada pese a estas condiciones, por temor a perder sus terrenos (la mayor parte de estas colonias son asentamientos irregulares). En la ciudad, muchas colonias empiezan a tener encharcamientos por el agua que se filtra a través del suelo y que sale de las alcantarillas. No solo colonias populares. La colonia del Prado, donde viven familias ricas, también ha empezado a verse afectada.
Junto con las casas, cientos de hectáreas de terrenos dedicados al cultivo de sorgo y maíz o a la cría de ganado han sido afectados. Quienes han podido, emigran a sitios más altos...o a E.U.
Desgracia para los humanos, para algunas otras especies es algo benéfico. Se deja ver una buena cantidad de aves acuáticas que llegan a alimentarse y anidar en los terrenos inundados. A la población también se le ha advertido del riesgo de tener en sus casas fauna nociva que huye de la creciente, por lo que las precauciones no están de más.
Es mi reporte, Adela. Vamos contigo al estudio =P

1 comentario:

José Carlos dijo...

Increíble! Y muy triste!