sábado, 18 de septiembre de 2010

Bellas, pero de mucho cuidado

Poco conocidas por el común de la población en México, las serpientes del género Bothriechis son, a la par de bellas, potencialmente peligrosas en aquellos sitios donde las especies existen.

Conocidas por el nombre común de "nauyaca de árbol", "nauyaca de frío" o "víboras de pestañas", son especies venenosas que se encuentran en las zonas tropicales de nuestro país y amplían su distribución hasta el sur del continente. Son de hábitos arborícolas, para lo cual están perfectamente adaptadas con una cola prensil. Una característica distintiva es la variación de colores entre los individuos, aun dentro de una misma especie. Las escamas modificadas que poseen sobre los ojos dan la impresión de ser verdaderas pestañas, de ahí uno de sus nombres comunes. El nombre "nauyaca de frío" obedece al hecho de que se les encuentra en zonas de bosque de niebla, en altitudes mayores a los 500 msnm y hasta los 2,600 msnm en algunas localidades, donde las condiciones de temperatura pueden variar drásticamente. Las especies que habitan en altitudes mayores tienden a ser diurnas, en tanto que las de altitudes bajas son de hábitos nocturnos.


Son animales temidos en su área de distribución por las personas que tienen que realizar labores en las zonas boscosas, como los recolectores de palmas y leñadores. En el primer caso, algunas especies acostumbran refugiarse en el centro de las palmas, y dada su coloración verdosa, pueden mimetizarse y ser difíciles de identificar. El veneno es de tipo hemotóxico, es decir, destruye las proteínas contenidas en la sangre, provocando hinchazón, dolor intenso, ampollas, hematomas y muerte del tejido circundante. Si no se recibe tratamiento oportuno, puede llevar a la pérdida de extremidades e incluso la muerte. Sin embargo, los incidentes con estos animales suelen ser esporádicos, dada la rareza de estos animales.


Como cualquier material riesgoso: "manéjese con cuidado".

2 comentarios:

AlexCerati dijo...

Bonitos los animalitos... eso sí, de lejitos.

Javier dijo...

excelentes imagenes!