miércoles, 25 de agosto de 2010

¿Murió por cornudo?

De entre la fauna que existió durante el periodo Pleistoceno, es decir, el periodo de las grandes glaciaciones (entre 2 millones y 10 mil años atrás), fue muy particular el caso del Megalocereus giganteus, más conocido como alce irlandés, el cual ha sido el mayor cérvido que ha existido hasta el momento. Sus dimensiones eran considerables: los machos podían tener una alzada de hasta 2 metros hasta la cruz. Las hembras eran considerablemente más pequeñas y ágiles. Y sin duda, su característica más distintiva era la enorme cornamenta de los machos en temporada de celo. Dicha cornamenta podía alcanzar 4 m de punta a punta, y un peso de hasta 5 kg.
Pese a su denominación común, este animal no era un alce, sino un ciervo gigante. Y su distribución abarcó gran parte del continente europeo y Asia central, llegando hasta China. Habitaba las estepas abiertas, en las que se alimentaba de diferentes plantas herbáceas y arbustivas. Las diferencias morfológicas entre ambos sexos era muy evidente, tanto en el tamaño y peso corporal como en la ausencia de cornamentas en las hembras. Al igual que los ciervos y venados de la actualidad, su comportamiento reproductivo era de tipo polígamo. En temporada de celo, los machos desarrollaban sus cornamentas e invertían la mayor parte de su tiempo en peleas por determinar jerarquías entre ellos. Los individuos con cornamentas más desarrolladas y que ganaban las peleas, tenían derecho a agrupar a las hembras en su propio harem y aparearse con ellas. Durante ese tiempo, dejaban de alimentarse, por lo que muchos machos se debilitaban y eran presa fácil de los depredadores o de los humanos. Este fenómeno de alta mortalidad era particularmente notable en los años de escasez de alimento. Para poder desarrollar sus enormes cornamentas, los requerimientos de calcio y fósforo por parte de esta especie eran sumamente altos. Así, una buena alimentación, producto de una amplia cobertura vegetal por condiciones climáticas benéficas, era crucial para el éxito reproductivo de esta especie. Al parecer, las hembras daban a luz una sola cría, y eran solo ellas quienes se encargaban del cuidado de las mismas. En años particularmente fríos, los individuos realizaban migraciones hacia el sur, en busca de condiciones menos severas.
Con el cambio de las condiciones climáticas al final del periodo Pleistoceno, muchas especies animales comenzaron a declinar sus poblaciones y a desaparecer de amplias zonas de su distribución original. La presión ejercida por los cazadores primitivos se fue haciendo cada vez mayor. En el caso de esta especie, su extinción se había calculado hace unos 10,600 años, junto con otros ejemplares de fauna como los mamuts. Sin embargo, hallazgos posteriores de fósiles en Escocia fueron fechados en 7,500 años. Y por último, fósiles más recientes hallados en Rusia sugieren que existieron individuos de esta especie alrededor del año 5,000 a.C. cuando, por ejemplo, las culturas de Mesopotamia estaban en pleno desarrollo.

¡Lo que habría sido estar frente a un animal de estos!

5 comentarios:

AlexCerati dijo...

Yo lo acabo de ver en "Walking With Beasts", excelente episodio. Aunque mi favorito es el Mamut.
Muy buen post, man!

miguel-spain dijo...

Qué gran blog!!! veo que te gusta la naturaleza como a mí, y está muy bien ;)

tnf25 dijo...

En la oficina tenemos uno…digo con unos cuernos así de grandes, cuenta?

casacelis dijo...

Sabes, estos animales son bellos pero (perdón por lo que diré) siempre los relaciono con los gringos y eso se me hace un poco chocante y pesado (hay muchos por allá, no?).

Salu2!

Anónimo dijo...

http://www.cuantarazon.com/545201/alces