sábado, 20 de agosto de 2011

El girasol

Hay en el campo del Mayab, entre todas las flores sencillas y las hierbas buenas, esa flor alegre del girasol, que es redonda y amarilla y parece que alumbra en el monte.
Aquella flor que parece que te está mirando, no es a ti a quien mira, sino al divino Sol. Pero si ella no mira lo de abajo, tú miras lo de arriba en ella.
Para eso te ha sido dada. Para que te acuerdes de la luz, que no puedes mirar sin deslumbrarte.
Apenas la boca del día se abre para tragarse la noche, el girasol levanta su frente y se pone a mirar la luz de arriba.
Fija en ella está y la sigue contemplando en todo su camino. Parece que esa flor humilde ha llegado a tener la figura del Sol. Porque no mira más que a él, a él se parece.
Siéntate delante de ella y levanta tu espíritu a pensar, mientras la estás mirando.
Ve cómo la flor se abre y se pone a recibir el amor caliente y claro que baja sobre ella. Y parece que no está para otra cosa, en medio de todo lo que hay sobre el mundo.
Verás cómo se dobla y da la vuelta, poco a poco, para estar mirando al sol que resplandece.
Verás cómo luego, cuando se acuesta el día y entra en el aire la oscuridad, ella se cierra y se recoge, para guardar la luz que ha recibido.
Míralo bien y apréndelo. Y cuando encuentres en tu paso esa flor dichosa, no la arranques, sino acaríciala con amor y suspira lleno de ternura.
Y si algo quieres procurar, procura ser dentro de ti como ella es, y proponte hacer, en tu corazón, lo que ella hace.
Antonio Médiz Bolio
La tierra del faisán y del venado (Fragmento).

4 comentarios:

AlexCerati dijo...

Qué bonitas fotos!
Y complementan al texto perfectamente.
Qué cámara usas?

Noé dijo...

Una Sony Alfa230. Regalo de mi hada madrina CONACYT =P

AlexCerati dijo...

Pues rulea, eh!

Noé dijo...

=D Sí. Ahora lo que quiero es el telefoto, para las tomas desde lejos porque el zoom de la cámara es limitado =P Si no, ¿cómo stalkeo a los vecinos guapos? Jajajaja