lunes, 15 de febrero de 2010

Intentos, encuentros y sucesos en campo

Este trabajo mío es fluctuante. Días hay en que estoy constantemente en campo, en tanto que también debo pasar jornadas enteras en oficina, recopilando la información de lo que en campo se hace. Sé que es necesario, pero en lo particular me fastidia el estar la mayor parte del día frente a una PC elaborando los informes. Sin embargo, sabiendo que también es parte de lo que tengo que hacer, no me queda de otra más que laborar en oficina lo más rápido que se pueda.


La semana anterior, por ejemplo, fue de estar todos los días en la oficina, precisamente haciendo el informe de evaluación inicial correspondiente a la línea de transporte de gas de una Estación Recolectora que se llama Comitas 1. Que es donde se han hallado los peyotes y todo lo que comentaba en posts pasados. Y en efecto, me fastidié de estar haciendo listados en Excel con cada una de las coordenadas de ubicación de las especies y blah blah. En suma, que sale un trabajo urgente y que era necesario ir a campo. De ser posible sábado y domingo. Bajo otras circunstancias hubiera dicho que no, pero era tanta el ansia de salir a campo de nuevo que accedí.

Y bien, quedé con el chofer (que también la hace de mi ayudante en campo) de salir el sábado bien temprano para aprovechar el día. Por cierto que el clima estaba muy frío y andaba medio desvelado. Pero aun así nos fuimos más o menos a la hora acordada.
El amanecer en la carretera luce muy padre. Y más por las nubes del frente frío. Al ir saliendo el sol, se teñían de tonos naranjas y tomaban formas curiosas.
Y así, llegamos al sitio de trabajo, el cual se ubica en el municipio de General Bravo, en el estado de Nvo. León. El frío calaba. Sin embargo, decidí ese día tomarlo con la mejor actitud posible....
Algunos hongos creciendo sobre el estiércol de las vacas le llamaron la atención al chofer/ayudante (Miguel se llama). Y de hecho sí tenían una textura curiosa y formas extrañas. Se dice que muchos géneros de hongos alucinógenos crecen con frecuencia sobre el estiércol de los animales domésticos. Como yo soy abstemio furibundo de las cosas espirituosas, quiero suponer que esa afirmación es cierta, sin necesidad de probar por mí mismo su veracidad =P.



















El domingo llegamos aun más temprano al sitio. En el camino vimos un ave rapaz posada sobre un árbol. Desde siempre que he querido fotografiar este tipo de aves en actitud de reposo. Pero la cámara no ayuda, ni aunque le dé todo el zoom que tiene. Me tuve que bajar del vehículo, caminar a paso lento y acercarme poco a poco y ni así. El pajarraco voló y me quedé con ganas de una buena toma....=( Y más adelante, un pecarí de collar salió de entre el monte e iba a cruzar el camino, pero se espantó con el ruido de la camioneta y salió corriendo de nuevo al monte. Otra foto frustrada =@, jeje.

Aunque hacía frío, el sol comenzó a calentar el ambiente. Así que a quitarse chamarras y suéteres. En esta época del año muchas hierbas están en floración, y en algunos puntos forman incluso una pequeña alfombra colorida.
Y no estuvimos solos. Ese día nos acompañó esta dama medio encajosa y su cachorro, que salieron de un rancho cercano. Para fines prácticos, Miguel y yo le pusimos La Negra y su cachorro Tumbao (duh!!), un perrito muy simpático y vivaracho que anduvo siguiéndonos junto con su madre buena parte del día. Yendo y viniendo entre los arbustos. Y curioseando entre la vegetación.

Temí por mi vida, jajaja......
Disculparán uds. nuestro florido lenguaje y el acento veracrujjjano involuntario =P
Además, a esa hora de la mañana era posible oir incluso a los coyotes en sus habituales coros de aullidos. De esta forma se comunican entre sí, y me da la impresión de que su temporada de celo está empezando. Andan muy activos y se les ve a veces buscando rastros en los caminos.


Lo único malo de ese día fue que La Negra como que nos dio mala suerte, jajaja. Porque primero empezó a corretear unos becerros, lo que alborotó a las vacas y luego ellas nos querían corretear a nosotros. Además, se descargó la batería de la camioneta, y de no haber sido por otro vehículo que pasaba cerca de ahí, nos hubiésemos quedado varados en medio de la nada. Jeje, no, para nada. En lo personal no creo en la buena o mala suerte. Simplemente son cosas que suceden y para las cuales uno debería estar hasta cierto punto preparado. En fin, que la batería de la camioneta quedó nuevamente cargada y llevamos a La Negra y a Tumbao a su rancho de origen...sólo para estar seguros, jaja.
Y así nos despedimos de este lugar. Hoy regresamos, pero sólo para terminar un breve tramo que quedó sin revisar en busca de las especies de cactáceas en riesgo. Ahora a seguirle fregando en oficina...hasta que se presente otra oportunidad de salir.

Tumbao dejando huella

7 comentarios:

Javier dijo...

que tales aventuras, eh... me encantaron las fotos!

SrItA. mUeGaNiTa =D dijo...

Ay Noecito... ME ENCANTAN tus posts!!!!

Lo mejor de todo: "Temi por mi vida"... JAJAJAJA!!!!

APAPACHOS!!!! :D

wisho dijo...

hahahahaha!!!!, quiero un perrito como Tumbao !!!; esta bien bonito!
yo me hubiera caido con el ataque de la Negra xD
hahahaha!; cada cosa que te ocurre...
saludos!

tnf25 dijo...

quiero el perro!!!

Noé dijo...

Javier:
Gracias por tus comentarios. En este y en posts anteriores!!!
Miss Mueganita:
Jajaja, es que sí!!! estaba bien fuerte la perra. Menos mal que era amigable. Si hubiese sido brava, otro gallo nos hubiese cantado ese día.
Wisho:
Sí, verdad?? Estaba mono el perrito. Y la otra loca casi me tira con sus empujones. Esta ha de comer croquetas Turbo, jajaja.
Toño:
Cuál de los dos?? Jejeje.A mí me gustan los perros, pero no dispongo de espacio, ni de tiempo ni de suficiente pre$upue$to para mantener uno. Y perritos falderos no quiero. Así que mejor esporàdicos =P Saludos!!!

Gus dijo...

Tenía días sin leerte y me gustó encontrarte de nuevo. Te lees sereno, me da gusto. Me encantó Tumbao! ¿Se lo presentamos de novio a Kabaí?

RNST dijo...

hey... pues que decir, que ya ando leyendo otra vez y poniendome al corriente... sabes que se te extraña cuando vas a campo por que no twitteas! jajajaja pero sabemos que estás en campo y que te encanta eso y a nosotros mas por que siempre traes fotos y así... es padrísimo leerte y ver tus imágenes... beso voladisimo!