lunes, 8 de febrero de 2010

Tenosique

Ubicado en la parte más occidental del estado de Tabasco, en la región de Los Ríos, el municipio de Tenosique fue hasta muy entrado el siglo XX, un equivalente al Macondo de García Márquez. Accesible sólo a través del río Usumacinta, el más caudaloso del país y en cuyas márgenes se encuentra, y poco después en ferrocarril o avionetas que hacían rutas periódicas desde Villahermosa o Palenque, en Chiapas. Su nombre proviene del maya, y significa "la casa del hilador". Su territorio estuvo habitado desde la época prehispánica por los mayas, quienes dejaron vestigios importantes en los sitios de Pomoná, San Claudio y Santa Elena. Fue sitio de paso para la expedición de Hernán Cortés a Las Hibueras, y se ha sostenido por mucho tiempo la versión de que Cuauhtémoc, el último emperador azteca, fue torturado y colgado en un pueblo llamado Canitzán, cercano a Guatemala. Durante la Colonia y el siglo XIX fue un sitio prácticamente aislado del acontecer social y político de la región y el país. Siendo únicamente importante como centro de abastecimiento para las cuadrillas de peones que explotaban los árboles de chicle y cortaban caoba y cedro en la selva (la famosa época de las monterías. Para referencia pueden leer "La rebelíón de los colgados" de B. Traven). La cabecera municipal se decretó como Villa de Tenosique de Cuauhtémoc en 1875, y en 1883 alcanzó su rango de cabecera, al quedar constituido el municipio dentro de la división política del estado. Para 1915 se decretó como ciudad, con el nombre de Tenosique de Pino Suárez, en honor al asesinado vicepresidente de la República, José Ma. Pino Suárez, quien era oriundo de esa localidad.

El municipio es conocido, entre otras cosas, por su puente metálico ferroviario sobre el río Usumacinta y el cañón de Boca del Cerro, uno de los pocos lugares en Tabasco que conserva vegetación de selva alta perennifolia. Famoso también por sus quesos, sus artesanías y su carnaval, que se considera de los más antiguos y raros del país. Menos conocido es el hecho de la presencia de cenotes en la localidad de Santo Tomás, y de una pequeña zona serrana que está en vías de ser decretada Área Natural Protegida, debido a las graves amenazas que enfrenta por la deforestación y los incendios.
Y respecto a su carnaval, es célebre por la representación de la danza del Pochó, de la cual se da una breve explicación en este video:

En definitiva, es un sitio donde el pasado está presente y permea en la vida de las generaciones actuales.

3 comentarios:

Javier dijo...

vaya pues se ve como un lugar super interesante... gracias por la referencia!

Jaime Rivera dijo...

Wow, es una de esas tantas joyas perdidas.

fritzio dijo...

Andariego Noe. Qué maravilla que tus ojos y tu pluma siempre tienen algo que compartir-nos y regalar-nos. Un abrazo.