viernes, 11 de junio de 2010

El jaguar en México

Es el felino de mayor tamaño del continente americano. Antiguamente con una amplia dispersión que abarcaba desde el sur de E.U. hasta el norte de Argentina, en la actualidad su distribución se ha visto enormemente reducida y sus poblaciones están siendo cada vez más aisladas a la par que su hábitat está siendo fragmentado, destruido o modificado por el hombre. El eterno conflicto entre los felinos y los ganaderos viene también a empeorar su precaria situación. Es por ello que esta especie ya ha desaparecido de muchas regiones. En nuestro país la especie está considerada en peligro de extinción y su cacería está estrictamente prohibida. La cacería furtiva por su piel y por considerarlo peligro para el ganado, sin embargo, continúa dándose. Debido a que son depredadores en la cúspide de la cadena alimenticia, además de muy territoriales, cada individuo requiere de una superficie de terreno bastante grande para poder subsistir, hecho que cada vez es más difícil de cumplirse dada la expansión de la frontera agropecuaria, las obras carreteras, el desarrollo urbano y la deforestación.
En México, la distribución histórica del jaguar abarcaba las dos vertientes del país, así como el eje Neovolcánico y la península de Yucatán. Los estados del sureste albergaban la mayor parte de las poblaciones. En la actualidad, esa distribución continua se ha modificado, y las poblaciones de jaguar en ambos lados del país cada vez se encuentran más aisladas. Los registros más norteños en la actualidad se encuentran en el desierto de Sonora y la Sierra Madre Occidental, en la frontera con Arizona y Nvo. México. Otra población importante se ubica en el occidente del país, en los manglares de Nayarit, así como en la zona costera de Jalisco, donde la Reserva de la Biósfera Chamela-Cuixmala es un importante sitio de refugio para esta especie. En la vertiente del Golfo, el registro más norteño del jaguar actualmente se ubica en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, en el estado de Nuevo León, no lejos de su capital. Debido a las condiciones de abrupta topografía, el acceso a esta área es difícil, lo cual ha contribuido a que la zona conserve gran parte de su estado original. La Sierra Madre Oriental y la Sierra de Tamaulipas son otros dos importantes enclaves para esta especie en el noreste del país, siendo la Reserva de la Biósfera El Cielo otro crucial sitio de refugio para estos felinos. Investigaciones en la Sierra Gorda de Querétaro apuntan a la presencia de jaguares en este sitio. En tanto que, para el resto del país, las poblaciones más importantes se ubican en la zona selvática Uxpanapa-Chimalapas-El Ocote, compartida entre Veracruz, Oaxaca y Chiapas, así como la Selva Lacandona en esta última entidad. En Tabasco no se tienen registros fidedignos, aunque se reporta como parte de la fauna de la Reserva de la Biósfera Pantanos de Centla y encuentros ocasionales en la porción limítrofe con Chiapas y Guatemala. La península de Yucatán, específicamente la Reserva de la Biósfera de Calakmul en Campeche y Quintana Roo, alberga la población relativamente más estable en el país. La abundancia de presas y una extensión territorial suficientemente amplia garantizan que haya poblaciones viables a mediano plazo.

Las políticas territoriales de muchas dependencias gubernamentales, como SAGARPA, influyen de manera negativa en los esfuerzos de conservación de la especie. Los funcionarios otorgan concesiones a los ejidatarios y venden terrenos pertenecientes a zonas boscosas o selváticas para su aprovechamiento forestal, ganadero y agrícola. Con ello, el surgimiento de núcleos de población en zonas antiguamente vírgenes reduce y aísla a las diversas especies de fauna, que necesitan de una amplia zona de vegetación para transitar y existir. Las Áreas Naturales Protegidas (ANP´s) no son suficientes para garantizar que la especie perdure varios años más. La propuesta más reciente consiste en que se respeten parches de vegetación original más o menos continua en los alrededores de las ANP´s, de tal forma que constituyan una especie de corredor para la fauna altamente susceptible. De esta forma, ésta se movilizaría entre una ANP y otra, evitando el contacto con los humanos. La labor educativa y de concientización de la gente viviendo en las proximidades de dichas áreas también es una labor importante, haciéndoles ver la necesidad de conservar tanto esta especie como todas las demás, recalcando que dicha conservación también conlleva beneficios para ellos. El incentivar a los ganaderos por las pérdidas en sus hatos y la captura y reubicación de los individuos considerados "problemáticos" ayudaría a minimizar las bajas por el consumo de ganado doméstico. La reproducción en cautiverio podría también a ayudar a la recuperación de poblaciones, aunque sin área propicias para su liberación, los individuos nacidos en esas condiciones sólo podrían perdurar en encierros.


Se necestita, en suma, de la cooperación de un amplio sector de la población, incluyendo instancias gubernamentales, investigadores, estudiantes, productores para hacer de la continuidad de esta especie una realidad en nuestro país.
Para leer acerca del proyecto Paseo Jaguar, http://ngenespanol.com/2009/04/01/el-paseo-del-jaguar-articulos/
http://yaguare.tripod.com/ y http://yaguare.tripod.com/acjom/ Es la página del "Proyecto Jaguar", mismo que lleva años de investigación de la especie en el occidente del país.
http://www.redyaguarete.org.ar/ Organización No Gubernamental argentina, cuya finalidad es promover y difundir la investigación y conservación de esta especie.

5 comentarios:

Life in Paradise dijo...

Impresionante rostro de belleza y fuerza, yo he visto los de Xcaret y no puedo dejar de admirarlos! Excelente Noé soy tu Flan!!! digo fan!

HiperInteractivo dijo...

Te quedó muy bien la remodelación del Blog, me gusta!
Qué bien que existen espacios como el tuyo, nos muestras la belleza en distintos lugares y en diversas expresiones.
Ahora que lo recuerdo, fue con un post como éste que conocí tu blog, =...)
Y como dijera la mismísima Tigresa del Oriente #Grrr

Noé dijo...

David:
En verdad qué envidia porque tienes la oportunidad de trabajar en un lugar así!!! (suspiro). Cuando estuve de voluntario en el zoológico Yumká en Villahermosa, igual me tocó verlos en sus encierros durante las mañanas cuando les llevaban alimento. Son recintos muy grandes que están en el área selvática del zoo. Y el oir sus rugidos entre la vegetación es una sensación incomparable. Se te eriza todo lo erizable, jaja. Saludos!!!

Hiper:
Pues retomando un poco la esencia del blog, porque ya me estaba yendo por otros temas que, si bien me gustan, no iban tanto con el propósito original del blog. Y sí, nuevo diseño, aunque estoy buscando la forma de reducir la foto del encabezado, jaja. Ocupa casi media página =P.

Champy dijo...

Aaaay que bonitos gatitos.

Yo sería feliz entre ellos. Igual y ellos ni tantito.

2046

Noé dijo...

Champs:
Sería una experiencia única. Para ti, digo, jaja. Ese es el problema en la relación entre humanos y cualquier especie de felino. El humano siempre lleva la ventaja. Los animales reciben sólo consecuencias negativas.