miércoles, 11 de noviembre de 2009

Necesidades Especiales

Sábado a mediodía. Afuera, la ciudad transcurre con la rutina de un fin de semana más. Adentro, el espejo de una habitación cualquiera de un lugar cualquiera refleja dos cuerpos. Dos personas, dos perfectos cabrones, dos mundos opuestos y con pocas similitudes que, sin embargo, han decidido en ese momento darse el todo por el todo. No son neófitos, cada uno sabe lo que hace con el otro. Con un largo camino recorrido en esto de las artes amatorias, cada quien pone de sí para no dejarse aventajar por el semejante. La temperatura se eleva, el sudor corre. Las manos suben y bajan, entran y salen, en una labor ardua y ansiosa de reconocimiento del terreno, de encontrar el punto exacto en el cual doblegar al otro y hacerlo pedir más. Los dedos se entrelazan, las manos estrujan, los brazos rodean, las lenguas se encuentran, exploran cada rincón buscando respuesta en forma de un suspiro, un quejido leve o un gemido profundo. Los labios se funden en un beso. Los besos se vuelven peregrinos. Recorriendo geografías corporales bajan por el torso, se entretienen en la curva de la espalda y hallan al fin destino entre las piernas del contrario. Los cuerpos se admiran, se desean, se dicen cosas al oído. A sabiendas de que hay condicionantes.

“Soy tuyo aquí y ahora” fue lo que Número 1 dijo desde un principio. Número 2 dijo aceptar los términos. En el fondo, muy a su pesar. Pero ¿para qué se hace el tonto? Ya sabía que a eso iba, y que de eso no pasaría. Así que ¿por qué esa sensación de tristeza? Número 2 está siendo muy ingenuo…y muy inmaduro. Al final, acepta la situación. Después de todo, si es “aquí y ahora” hay que hacer que valga la pena. Y Número 2 se esmera. Número 1 se abandona a las sensaciones que éste le provoca. Que son muchas. E intensas. Los movimientos se tornan más urgentes, menos controlados. La habitación se llena de murmullos, quejidos, suspiros, resuellos, gemidos. Las caderas van y vienen. Arriba, de lado, de frente, de rodillas, de espaldas. Ambos se entregan sin reservas. Los cuerpos se embisten, sus dueños se sorprenden mutuamente de lo que son capaces de hacer. Y entonces ocurre. Número 1 estalla en un orgasmo intenso, incluso espasmódico. Número 2 hace lo propio. Ambos se desploman, exhaustos. Pero satisfechos.

Número 1 tiene que irse. Hay alguien más que lo espera. Con quien comparte sus días y la mayor parte de las noches. Se viste casi de inmediato. Un breve abrazo de despedida y un hasta pronto. Y se va…..Número 2 se queda, en medio de una apacible tristeza, tonta nostalgia anticipada. Sonríe levemente para sí. Gira la cabeza hacia la almohada contigua, ahora vacía. Uno más…¿o es acaso uno menos??

Es muy probable que nunca vuelvan a verse. Al menos no en persona. Al menos no tan cercanamente. Sin embargo, cabe la ligera posibilidad (sí, muy ligera), de que cada quien se cruce por los pensamientos del otro. Aunque sea de forma fugaz. Y que ese sábado a mediodía en una habitación cualquiera de un lugar cualquiera sea recordado. Y que ese recuerdo trascienda lo momentáneo y lo intangible. Tal vez, sí. Sólo tal vez...Just another sucker dream.

12 comentarios:

wisho dijo...

definitivamente me gusto...me recuerda a "lo hecho está hecho" de Shakira. (http://www.youtube.com/watch?v=KbDRic35IMo)
saludos!

Javier dijo...

me gustó!

Carlos dijo...

No es cierto malditoooo, tenías que ilustrar este post con esa canció jajaja caray me llegó horrible y esa canción de mis adoradísimos Placebo, ahora estrenando bataco, ay es mi favorita jaja muere por haberme emocionado

Noé dijo...

Wisho:
Gracias!!! Como en mi compu tengo vetadísimo el Tutubo, checaré en la noche el video de la Chaquis...y recuerda: "Sifilosa al pasar, sifilosa al pasar"...

Javier:
Gracias mil!!! Buen miércoles, cuate!!!

Carlos:
Ja!! Te gané. La verdad es que la idea de este post ya la traía desde la semana pasada. Y desde el primer momento pensé en este video, que es uno de mis favoritos del mundo mundial por el concepto que maneja: ¿Qué más da la distancia si cuando recuerdas a alguien y lo tienes presente es como si estuviera ahí?

casacelis dijo...

Esto me gustó Noé y creo de verdad pasa.

Salu2!

Noé dijo...

Casacelis:
Todos hemos sido Número 1 ó Número 2 en un momento dado... Matices más, matices menos. Buen miércoles, amigo!!!!

fritzio dijo...

Videos o no, amigo, eres intenso y transmites super esa sesación de amor, paz y agotamiento que ya quisiéramos muchos para un buen miércoles y que dan cuenta de la entrega, nada más, y del destierro que queda cuando no hay más que ese aquí y ahora, irrepetible, pero pleno. Salud

Noé dijo...

Fritzio, gracias!!!. Escribir esto fue como un ejercicio catártico. Parte del proceso de dejar ir. Sí, el aquí y el ahora definitivamente es irrepetible. Eso es lo que lo vuelve único. Salud en reciprocidad.

tnf25 dijo...

términos acordados, cuando los hay que nadie se llame robado, hay que enseñarle al corazón que es bueno soñar, pero hay que saber donde recostar la cabeza…solo digo que en cosas así siempre hay que entregarse como si hubiese amor, tal vez , un día , en alguna cama no sean solo dos cuerpos…. saludos!

Noé dijo...

Toño:
Tiempo sin verte y regresas con este comentario tan, tan, taaaaaaan acertado!!!! Es muy fácil confundir sensaciones con sentimientos, y el resultado es contraproducente. Claro que es bueno soñar, pero hacerlo con los pies en la tierra. Un abrazo!!!

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

De la nostalgia...de tenerlo o de no.
Pero tremendamente sexy.

Noé dijo...

Velvet:
Y de que "sobre aviso no hay engaño" o "lea bien las letras pequeñas antes de firmar contrato". Gracias por tu visita!!! Siempre es bueno verte por aquí =)