lunes, 19 de octubre de 2009

Vicky Ranch y sus alrededores

Ciudad Victoria me gusta y no me gusta. Me gusta que, por estar junto a la Sierra Madre Oriental, hay una gran cantidad de parajes muy bellos a los que se puede llegar con relativa facilidad desde la ciudad. No me gusta: su clima extremoso y que en muchos aspectos siga siendo muy, muy provinciana. Pero bueno, dándole más importancia al primer punto, he de decirles que sí vale la pena escaparse un fin de semana a este lugar. Eso fue lo que hice yo.
Llegué el sábado en la noche, por la invitación al cumpleaños de la sobrina de una amiga. En el teatro Amalia G. de Castillo, que está en la plaza principal, se presentaba Edvin Marston, violinista húngaro, como parte de los eventos del XI Festival Internacional Tamaulipas. Y en el vestíbulo, una pequeña exposición de pinturas y reproducciones en tamaño natural de dinosaurios.
El domingo nos lanzamos a la sierra. Resulta que el novio de la mamá de mi amiga trabaja como operador de maquinaria en una compañía que extrae material pétreo de los cerros. Y como cada que voy nos cuenta sobre las cosas que ve mientras trabaja en el monte, pues nos dio curiosidad y fuimos a la cantera en donde están trabajando en este momento, la cual se encuentra como a 15 Km. de la ciudad, en dirección a San Luis. Desde la carretera, la sierra se mostraba muy padre.

Mucha vegetación y afloramientos rocosos. Aquí se entremezclan elementos de bosques templados, como los olmos, fresnos y encinos, con especies de vegetación de zonas semiáridas, como los mezquites, cactus y agaves. Ha llovido recientemente en esta parte, por lo que se formaban charcos en el camino. Multitudes de mariposas de diversas formas y colores se aglomeraban para absorber la humedad disponible. De igual forma, los anfibios se han reproducido, y al caminar se topaba uno con infinidad de ranas y sapos pequeñitos.

Las piedras que se extraen de los cerros tienen un gran contenido de minerales. Son abundantes los trozos de mármol, y nos comentaban que puede haber yacimientos de plomo y oro.
En algunos puntos había paredes casi verticales en las que, sin embargo, muchas plantas se aferraban y crecían con una profusión pasmosa. Principalmente agaves y cícadas, así como algunos cactus. Las cícadas son plantas muy primitivas con apariencia de palmas pequeñas, pero sus frondas (u hojas, si así se les quiere llamar) son rígidas y punzantes. Tienen mucha demanda como plantas de ornato en los viveros.
Foto de Educarm.es



Hay una cresta de formas extrañas. Se le llama Dientes de Sierra. Si usa uno la imaginación, parecieran gigantes petrificados, vigilando sus dominios.
Uno de los vigilantes del lugar cría algunas cabras, y tiene frente a su cabaña una vista con un hermoso bosquecillo de encinos y una enorme cresta rocosa, y a sus espaldas el lecho seco de un arroyo.


La sierra es simplemente un mundo aparte. Es el dominio de las aves, del venado que salta repentinamente sobre el camino, de jaguares furtivos que cada vez se dejan oir y ver con menos frecuencia, de extrañas formas en las rocas, de plantas curiosas y fascinantes. Hay tantas cosas por ver y disfrutar!!! Nada mal para un fin de semana cualquiera, no??

3 comentarios:

wisho dijo...

awww! que padre que la hayas pasado bien en Vicky Ranch n.n
me gustaron las pinturas; yo no he ido a ninguno de los eventos :-/
saluditos! :)

Noé dijo...

Wisho:
Pues de hecho el festival concluyó ayer. En Victoria clausuraron con un concierto de Napoleón =S y mucha pirotecnia =). La plaza estaba a reventar!!

merari dijo...

hola
yo soy de "vicky ranch"
y si es muy bonito
soy muy feliz viviendo aqui